Manuel Rosales: «Me tocó rescatar de manos del oficialismo nuestro estado»

Bajo el lema Dos años forjando nuestro futuro, el Gobernador del estado Zulia, Manuel Rosales, desde la Plazoleta de la Basílica Santuario a Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, presentó a los zulianos un balance de su trabajo al frente del Ejecutivo regional.

Recordó que hace dos años el Zulia era tierra de tristeza, oscuridad, desencanto y hogares rotos. «Vinimos a esta Plazoleta a juramentarnos y a pedirle a la Chinita que nos iluminara en el camino, para frenar la destrucción y devolverle la esperanza a la gente. Grandes desafíos se asomaban en el horizonte de aquella tarde del 10 de diciembre de 2021».

Resaltó que los 21 municipios «nos hacían rememorar la novela Casas Muertas, pero en nuestro caso los desafíos pintaban más exigentes, porque veníamos de propinarle al oficialismo una de las derrotas más contundentes de todos los tiempos».

Resaltó que sin publicidad, sin vallas, sin recursos, ni afiches, «ganamos la Gobernación y el 70% de las alcaldías, así como la mayoría en el Consejo Legislativo y en casi todas las Cámaras Municipales. Por cierto, debo recordar que esa victoria fue gracias a una verdadera unidad, con pensamiento grande y enfoque inteligente. Por eso vencimos contundentemente a un adversario que, a pesar del dinero y el poder del Estado, fue castigado por este Zulia glorioso».

Rosales afirmó que «entonces, el desafío lucía abrumador. Ni siquiera transición hubo. Nos entregaron un papel, escrito a bolígrafo, donde se evidenciaba un absoluto desmantelamiento de la Gobernación del estado Zulia. Pero ustedes nos conocen. No nos pusimos a lamentarnos ni a llorar, con narrativas dolorosas ni excusas cobardes. Por eso, al día siguiente de aquella juramentación, en este sitio bendito, salimos a trabajar mañana, tarde y noche para comenzar a prender las luces de la esperanza en el Zulia».

Recalcó que hoy, al cumplir dos años de gestión, «venimos con la mirada puesta en el horizonte, con la frente en alto, pa decirles con voz clara y fuerte al Zulia que se acabó la destrucción, se detuvo la tristeza, comienza a desaparecer la oscuridad que se mudó bien lejos de nuestra región zuliana».

Rosales reveló que recibió las arcas vacías, sin cuentas, sin información y en ese momento había una inflación descomunal.

«Nos tocó arrancar la gestión con un presupuesto insólito. El costo de cualquier obra se disparaba. El año pasado nuestro presupuesto se redujo en 30%. Este año ocurrió lo mismo: 100 dólares se convertían en 30».

Manifestó que los equipos técnicos de la Gobernación, debo decirlo esta noche, merecen aplausos infinitos, porque supieron rendir los recursos, a pesar de la pérdida monetaria que sufrimos.

«Y aquí quiero hacer un reconocimiento público al Gabinete y a todos los trabajadores de la Gobernación del estado Zulia. Todos, como una familia, se adaptaron a la realidad encontrada, por eso la gente clama y reclama un cambio, para salir de la tragedia que vive y padece el pueblo de Venezuela».

Reseñó que no solo no había salarios justos, sin oficinas ni vehículos, «todavía andamos en nuestros carros, con instalaciones destruidas, sin escritorios, ni computadoras».

Viaje de dos años

Rosales sostuvo que este viaje de dos años ha corrido a ritmo de vértigo.

«Ha sido imposible, también, evitar las comparaciones entre nuestras dos anteriores gestiones y los dos años que llevamos. Abundan quienes aún añoran, y con toda razón, las escuelas, hospitales, vialidad, canchas y plazas como el Monumento a La Chinita, construido y levantado de la mano del pueblo en anteriores gestiones. Todo eso fue posible entre los años 2000 y 2008, porque existía una realidad diametralmente distinta».

Dijo que lo que encontró hace dos años fue destrucción y ruina a niveles de emergencia humanitaria compleja.

«Por eso decía que no caben las comparaciones. Sin embargo, puedo decirles que desde hoy arranca la nueva etapa del Zulia luminoso que nos llevará a un 2024 de crecimiento y prosperidad firme de esta tierra zuliana».

En su discurso, el Gobernador Rosales destacó que «hemos puesto la casa en orden. Devolvimos decenas de bienes expropiados, entre ellos industrias, granjas avícolas, inmuebles comerciales y hasta un edificio, porque en el Zulia se respetan la propiedad privada y la libre inversión. Y le decimos a todo el que quiera venir, que aquí lo esperamos con los brazos abiertos».

Rosales mencionó que «estructuramos alianzas robustas con los gremios comerciales y empresariales del Zulia. Tenemos excelentes relaciones con los sectores y el Cuerpo Consular. Pronto comenzarán a llegar las transnacionales petroleras y gasíferas, tal como se firmó en el Acuerdo de Barbados y por el cual hemos peleado y luchado. Vienen en camino para trabajar en el Lago empresas de Estados Unidos, España, Francia y Noruega. Además, veremos grandes logros en ganadería, cacao, camarones, cangreja azul, miel y producción de pollos».

Aseguró que «estamos listos para recibir inversionistas, delegaciones nacionales y extranjeras para eventos de telecomunicaciones, hidrocarburos, robótica, inteligencia artificial, comercio, salud, educación, cultura y conciertos».

El Gobernador señaló que «esta noche me voy a moderar con la lista tradicional de propuestas para el año venidero. No se preocupen, tengo bastantes, desde los programas sociales hasta la grandes obras. Seguiré insistiendo, luchando y reclamando lo que al Zulia le corresponde. Lo que sí puedo asegurarles es que el Zulia volverá a ser la principal potencia económica de Venezuela».

Rosales hizo un breve paréntesis, porque, según manifestó, así lo exigen las circunstancias actuales.

«En estos dos años hemos visto como en Venezuela la palabra diálogo, negociación se asemeja a un campo minado. Sentarse, cara a cara, con el adversario supone riesgos de alto voltaje frente a los paredones de las redes sociales controlados por el radicalismo».

Rosales considera que lo peor es que el miedo a caer en el basurero de los teclados paraliza a muchos. «Pero nosotros no llegamos al Gobierno para declarar guerras en nombre de una valentía mal entendida. No llegamos al Gobierno, para profundizar la destrucción del Zulia, a través de conflictos inútiles.

Comentó que un experto del marketing le sugería enfrentar radicalmente al Poder nacional, «para relanzar nuestras posiciones en las encuestas. De acuerdo con esa lógica, una guerra política favorecería nuestras perspectivas futuras. Pues no. Ese no es el Zulia que vinimos a rescatar. Para nadie es un secreto que el poder central ha fracasado como responsable de la electricidad, combustible, agua, sistemas de colectores, carreteras y puentes, dragado de los ríos, mantenimiento de los diques en el Sur del Lago, atención en los hospitales, dotación de las escuelas y la descontaminación del Lago».

Citó, además, que tampoco es un secreto que siguen sin devolvernos la competencia en el manejo de las carreteras extra urbanas, los peajes, el puerto, el Puente “Rafael Urdaneta”, ni los aeropuertos. ¿Quién puede negar que el Ejecutivo nacional mantiene a Caracas con privilegios que niegan al interior del país? Pero a nosotros no nos eligieron para convertir al Zulia en un campo de batalla. Nos eligieron para detener esa destrucción y buscar soluciones sin complejos ni cálculos miserables. Yo le he preguntado varias veces a los mariscales del resentimiento si esos problemas se pueden resolver desde un sofá a punta de lloraderas. ¿Con quién vamos a reconstruir esas carreteras y esos puentes? ¿O el suministro de gasolina?».

Situación eléctrica
En cuanto a la situación de la electricidad, apuntó: «Ahí está el tema eléctrico. Siguen los racionamientos y los bajones. A la gente se le dañan los electrodomésticos y no se los reponen. El drama en las salas de diálisis es terrible cuando se va la luz. Poco se sabe de las termoeléctricas. Ya son mas de 10 años sin una solución firme. Son asuntos que ameritan un trato directo con los entes responsables. Quedarnos sólo en la denuncia sería un error».

«¿Íbamos a dejar morir el Lago por no ser capaces de despojarnos de egoísmos y abordar el trabajo en equipo?». Se preguntó Rosales. Al respecto se creó una comisión y estamos ahí para asegurarnos de que en verdad se trabaje con las plantas de tratamiento y no con simples operativos de limpieza en las riberas. Eso es parte del diálogo directo y seguiremos insistiendo».

Reveló que hace muchos años «aprendí que el ejercicio de la política conlleva responsabilidades ineludibles. No soy de los que tiran al pipote de la basura el mandato popular. Cuando el pais se movía tras el discurso del régimen. El Zulia era el unico estado donde no ganaba el oficialismo. Bajo mi liderazgo era la unica plaza opositora donde ganaba la oposición».

Recordó que estando en el exilio, «perdimos el Zulia y nuestra plaza cayó en manos del oficialismo. La recuperamos después de una gran lucha, pero, lamentablemente Juan Pablo Guanipa, abandonó y le entregó el Zulia al destructor. Me toco rescatar, de manos del oficialismo, nuestro estado. Ya con el señor Juan Pablo Guanipa tuvimos un funesto precedente, que trajo como consecuencia cuatro años de pesadillas para el Zulia, cuando regaló al destructor la Gobernación que habíamos ganado con el esfuerzo de más de 20 organizaciones políticas. Todavía no le ha explicado al Zulia».

Puedes leer: Alcaldía de Maracaibo inicia recuperación de las letras corpóreas de la plaza Indio Mara

El Gobernador expresó que «es el mismo Guanipa que expresa indignación por nuestro apoyo al regreso de las trasnacionales, porque a su parecer las sanciones se tienen que mantener intocables, sin importarle que al final quien sufre es el pueblo. No acostumbro a personificar críticas a individuos en mis alocuciones, pero ese personaje, no conforme con sus erráticos procederes, fue uno de los que saboteó las soluciones a la crisis eléctrica que tramitamos con la CAF en el año 2019. Lo hizo por miseria humana, por resentimiento político y por egoísmo. Una vez más le causó daños al Zulia».

Recalcó que de eso poco se habla, «pero es necesario tumbar caretas cuando la mentira y la maldad impactan a las comunidades. Les hablaba de mis responsabilidades con la investidura. Le digo al traidor Guanipa y a quienes están detrás de él: Entiendo que les molestó mi presencia y la de los alcaldes opositores en los actos del Bicentenario de la Batalla Naval del Lago, y que nos criticó, porque acudimos a votar en el Referendo por el Esequibo. Nuevamente me permito ilustrarlo: Esas son responsabilidades de Estado y no las voy a eludir. No voy a dejar la silla vacía».

Y continuó: «Él objeta nuestra participación en el Consejo Federal de Gobierno, aún a sabiendas de que es un asunto constitucional donde se aprueban proyectos para las regiones. Lo hicimos y lo volveríamos a hacer. Estamos convencidos que, si queremos un cambio político para Venezuela, debemos comenzar por poner al Zulia como el mejor ejemplo de lo que significa una reconstrucción a fondo».

Felicitó a los alcaldes que militan en Primero Justicia, AD y Voluntad Popular, porque también han apostado por el diálogo con el Poder nacional, para el abordaje de la destrucción que encontró en sus municipios.

Comentó: «una vez más, como lo dije en la campaña electoral: Yo tengo un juramento que hice aquí mismo delante de la Chinita, el 10 de diciembre de 2021, cuando dije que el Zulia volverá a ser el estado más próspero de Venezuela. Y advertí que me reuniría con quien tuviera que hacerlo, para que el aparato productivo y las zonas industriales salgan del hueco en que cayeron. Seguiremos gobernando sin complejos. Estamos forjando el futuro y esa es una tarea sagrada».

Rosales afirmó: «Olvídense de que vamos a perder tiempo por andar de guerra en guerra o saltando de escombros en escombros. Precisamente, por conductas así es que el régimen actual está de salida. La gente se cansó de las peleas y de las excusas. Hay hambre en los barrios de Venezuela. La diáspora no se detiene. Al contrario, crece a niveles alarmantes. Se nos pone chiquito el corazón cuando vemos las agresiones que sufre nuestra gente en fronteras ajenas».

Rosales espetó: «Aunque nos ataquen desde el radicalismo más pérfido, no nos sacarán del foco. Pagan campañas para desprestigiar mi figura y nuestra gestión, usan cuentas, videos y noticias falsas. En los últimos días, desde las sombras el traidor Guanipa, el destructor y sus aliados, profundizan los ataques. Hablan de un referendo para sacarme de la Gobernación. Pongan su rostro, den la cara y pidan el Referendo, para que el pueblo decida».

Rosales destacó que el Zulia está preparado para enfrentar al oficialismo y a la banda de traidores y destructores, en un referendo, en las elecciones presidenciales y de gobernadores. Este trabajo no es mío solamente. He contado y cuento con los alcaldes. Son mis aliados y mis hermanos de lucha, aún cuando, en algunos casos, estemos en partidos diferentes. Gracias también a los legisladores y a los concejales por tanta ayuda. Pero, por encima de todo, gracias a las comunidades que siempre nos reciben con los brazos abiertos».

Rosales aseguró: «No les vamos a fallar. El Zulia vuelve a brillar en el cielo venezolano. En mis manos, bajo mi liderazgo, el Zulia volverá a ser la mayor plaza opositora de Venezuela».

Reiteró su alegría por él Campeonato Mundial de Robótica e Inteligencia Artificial.

«Desde esta plazoleta tan emblemática abro mis brazos, una vez más, para recibir a quienes tengan proyectos futuristas, ideas innovadoras y aportes audaces para la etapa que viene. El próximo año nos impone el deber de consolidar la unidad. No podemos desviar el sendero que ya está marcado. Es la hora del gran músculo político. Celebremos la Navidad».

Nota de Prensa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *